Repensando el uso extendido de la tecnología en el cerebro de niños y adolescentes

El uso extendido de dispositivos electrónicos y tecnología por parte de los más jóvenes es un tema muy controvertido sobre el que hay posturas y opiniones muy diferentes. En Francia en septiembre de 2018 el parlamento aprobó la prohibición de celulares en centros de educación primaria y secundaria hasta la edad de 15 años, no obstante, en otros países como Estados Unidos una normatividad análoga será de muy difícil aprobación e implementación debido en parte a los reiterados tiroteos que se han presentado en diferentes escuelas, como antecedente, solo en 2019 la agencia de noticias Associated Press reporto 41 eventos de mass-shooting con un total de 211 muertos. Colombia por su parte tiene un proyecto de ley andando en el congreso que busca ponerle límites al uso de celulares y dispositivos electrónicos en instituciones educativas, los críticos y oponentes del proyecto creen que el prohibicionismo no va a contribuir a nada más que a generar una cultura de ilegalidad y que en su lugar a los estudiantes se les debería formar en autorregulación y moderación frente a las nuevas realidades virtuales, además sostienen que esta responsabilidad no debe recaer solo sobre los maestros y profesores, sino que los padres deben ser parte integral del proceso.  

El referente en educación en Colombia, Julián de Zubiria -rector del instituto Alberto Merani- se refirió al respecto afirmando que así como la infidelidad en el hogar no se soluciona vendiendo el sofá, los problemas con el mal uso de los celulares tampoco se solucionaran prohibiendo su uso. Se le olvida a Zubiria y a todos los que comparten este punto de vista que el problema no se limita a los abusos con las redes sociales, a los comunes fenómenos de acoso y discriminación o la potencial exposición a otras amenazas, sino que el mal uso de la tecnología tiene efectos sobre los cerebros inmaduros con profundas y no deseables implicaciones.

Si todos sabemos que la tecnología tiene una naturaleza adictiva y hay investigaciones consistentes que revelan las consecuencias del uso continuo sobre las funciones cerebrales, cognitivas e incluso sobre la capacidad creativa tanto en jóvenes como adultos, entonces ¿por qué todavía hay quienes mantienen una postura liberal al respecto?, ¿se debería continuar con la “orientación en realidades virtuales y en la formación de la capacidad de auto-regulación” de los que aprendieron a tomarse selfies antes que a leer? o más bien se debería instaurar una serie de prácticas institucionales y políticas públicas de bajo costo que apoyadas en la sólida evidencia científica disponible podrían resultar en un patente beneficio en términos de salud mental pública, además de tener un efecto positivo en la protección de los derechos de los niños y adolescentes.   En este contexto el proyecto de ley, que ya cuenta con aprobación en segundo debate por la cámara de representantes, busca el establecimiento de una normatividad para el uso de los teléfonos inteligentes o cualquier tipo de dispositivo electrónico en colegios públicos y privados, en los niveles de preescolar, básica y media, durante las horas de clase y en las actividades académicas que se desarrollen dentro y fuera de los establecimientos, la iniciativa busca a su vez proteger a los niños y adolescentes de las amenazas de la red y se aplicaría incluso para los profesores o tutores mayores de edad con presencia en las aulas.

Hay muchas razones para ser partidario de esta iniciativa, neuro-científicos, terapeutas ocupacionales, psicólogos y otros expertos tienen una postura consenso en la que advierten que los niños menores de 12 años no deberían tener una exposición mayor a dos horas por día. Los resultados de diversas investigaciones han sido contundentes en indicar que el uso continuo de los dispositivos menoscaba los procesos cerebrales de múltiples maneras, siendo la retención de memoria, la capacidad de atención, y los procesos de aprendizaje los más afectados, incluso es posible observar perceptiblemente la perdida de tejido del lóbulo frontal de la corteza y de la ínsula, regiones involucradas con la planeación y secuenciación, ambos ejes de la conducta humana, por su parte la afectación de la corteza insular afectaría la capacidad de mostrar empatía y compasión por otros. En un estudio, realizado en adolescentes, por investigadores del Swiss Tropical and public Health institute (Swiss TPH) se advirtieron asociaciones entre la exposición acumulativa a los campos de radiación RF-EMF emitidos por los dispositivos, y el desarrollo de la memoria figurativa, aquella que permite el reconocimiento de patrones e imágenes. Además de todo lo anterior, ya está más que comprobado que el sobreuso es un factor causal habitual en casos de depresión y comportamiento problemático.

La tecnología ha penetrado cada aspecto de la vida humana, hasta el punto de que somos la única especie que puede desarrollar cogniciones maladaptativas, ansiedades, miedos tales como el FOMO o Fear of missing out, irritabilidad o pérdida de control relacionadas con el uso de una herramienta, así que sugerir que los niños pueden ser formados u orientados en consejería o algo similar para que en una muy probable ausencia de supervisión limiten el uso de los dispositivos y controlen el ingreso a páginas o apps no aptas, o formular que los adolescentes podrían seguir fielmente las recomendaciones sobre consumo de tecnología, reflexionen continuamente sobre el contenido ético de publicaciones en redes y tengan precaución con él envió de información, moderación con el lenguaje y tiempo de exposición es simplemente irreal.

Es cierto que la revolución tecnológica ha resultado en un incremento en los niveles de confort y conectividad, sin embargo, los procesos de digitalización han dado lugar a cambios comportamentales e impactos fisiológicos nunca antes observados en los humanos. Ahora cuando  la educación está teniendo cambios estructurales profundos por la pandemia del COVID-19, las adaptaciones para darle continuidad a los procesos educativos se han dado de manera forzada y dependientes de los dispositivos, lo que ha implicado que la mayoría de los estudiantes aumenten el de navegación y uso de dispositivos, así que la tecnología continuará inevitable e irreversiblemente impactando los procesos cerebrales, entre estas las habilidades cognitivas y sociales de las personas en formación. Este momento coyuntural simplemente significo el adelantamiento de un tiempo cercano en el que los mayores cambios tecnológicos se avecinan, estaremos aún más permeados y seremos más dependientes de tal manera que incluso módulos electrónicos pasaran a ser solo otra parte de nuestros cuerpos, así que es este el momento de menos relajamiento, más conciencia y sobre todo más ética.   

Les dejo unos videos de TEDx buenísimos al respecto!

 

¿Qué es lo que quiere BLM?

A raíz del asesinato de George Floyd a manos de un policía blanco en Minneapolis E.U se ha desatado una ola mundial de manifestaciones, una de las organizaciones más representativa es Black Lives Matters (BLM), movimiento que lucha contra el racismo sistémico o estructural. Los hechos que ocasionaron la muerte de Floyd, ciudadano de 46 años, y otros como el de Breonna Taylor en un contexto de exceso de fuerza policial son condenables y deben ser analizados desde una perspectiva social y judicial.

No obstante, BLM en realidad lejos de promover sociedades más igualitarias está abriendo más la brecha social al promover la instauración de reivindicaciones sociales con base en el argumento de la raza, incita al odio apelando a las emociones, los cambios en las estructuras sociales necesarios para eliminar la desigualdad racial no se darán por esta vía divisora.

En un momento histórico donde la universidad de Yale anuncia por primera vez como valedictorian a Nicholas Johnson, un ciudadano canadiense negro y días después hay manifestaciones mundiales en contra del racismo es importante cuestionarse que es lo que está pasando y cuáles son los cambios que se quieren implementar. La historia negra, nadie lo pone en discusión, está colmada de injusticia, opresión, la marca de la esclavitud, pero también de resistencia, lucha y surgimiento, así que el mensaje de BLM de reescribir está historia en términos de opresión y dividir a los americanos en “hostigados y privilegiados” constituye en sí mismo una afrenta que pretende fragmentar a la sociedad.

En esencia, BLM es una organización con un liderazgo difuso, que a diferencia del ´civil rights movement’ de 1960,  y aparte de las reclamaciones por el actuar policial no tiene un estamento claro. Veteranos del CRM saben que la presión en las calles es importante pero el actuar político fue crítico, así que muchos militantes se dirigieron al gobierno local e hicieron cambios en ese nivel, la estrategia no violenta y el actuar político fue el eje del éxito del CRM, sin embargo, hasta el momento para BLM no ha habido un liderazgo representativo que afirme que es lo que quieren, cuáles son los cambios que requieren, que pasos van a dar y cuales acciones van a dar para alcanzar esos cambios. A excepción de la campaña ZERO que busca cambiar la forma como la policía interactúa con los civiles no es claro como BLM quiere ayudar a “empoderar, traer justicia, sanidad y libertad a las personas negras” como dice de manera visible en su web site. Es claro que BLM solo se hace presente en interacciones de blancos con negros, de lo contrario se su presencia se hubiera visto en Chicago, donde más de 100 personas negras fueron asesinadas en un tiroteo de fin de semana, donde los perpetradores fueron también personas de raza negra (Winchesterstar, 2020)

En cuanto al racismo estructural, en los Estados Unidos las personas negras son 2.5 veces más propensas a ser asesinadas por la policía, también hay sesgos estructurales en salud, educación y vivienda, no obstante BLM lejos de promover la participación electoral e incursión en política para remover estos sesgos y que las aspiraciones de cambio sean traducidas en leyes específicas y prácticas institucionales, enfatiza en el uso de la protesta y la “acción directa” como medio para el cambio, parece más bien la resurrección del Black Panther Party cuyos militantes promovían tácticas proactivas y agresivas adoptadas de MalcomX para alcanzar justicia.

A pesar de todos los avances que se han hecho en la reivindicación de los derechos de las personas negras gracias a movilizaciones como el CRM aún es factible que el racismo esté presente en muchas organizaciones gubernamentales o privada, y que es este el contexto que condiciona a los negros y negras en E.U para ocupar a posiciones prominentes, dificulta la obtención cargos, el ingreso a universidades, instituciones e impide acceder a servicios en salud, educación etc. No obstante, hay remarcables ejemplos que se alejan de este condicionamiento general, habría que analizar cada contexto en particular.

Es también importante considerar las legítimas reclamaciones de todos los actores involucrados en contexto, es cierto que el nivel de homicidios de personas negras en E.U es alarmante, sin embargo el 93% de los asesinatos de negros son cometidos por otros negros, si esto es así el racismo no estaría involucrado (PanAm Post, 2020), también hay que considerar los beneficios actuales que brinda el  gobierno a las minorías tanto negras como hispanas, el camino no es ejercer acciones violentas que llegarían incluso a ser argumentos en contra del movimiento, sino dejar de lado la apelación a las emociones y a la victimización para generar cambios estructurales reales y no divisorios, la historia negra es la historia de América. 

Referencias

Schiling Julio (2020) Marx, Marcuse y BLM, https://es.panampost.com/juliom-shiling/2020/06/25/marx-marcuse-black-lives-matter/

Dimond Diane (2020) The hypocrisy of the Black Lives Matter Movement, https://www.winchesterstar.com/winchester_star/dimond-the-hypocrisy-of-the-black-lives-matter-movement/article_52c889fb-a67c-5376-9181-7da5496a2f35.html

La esperanza de la vacuna

A medida que la pandemia del nuevo Sars-CoV-2 avanza, las esperanzas de recuperar la normalidad están puestas en el descubrimiento de tratamientos que muestren efectividad clínica, en alcanzar la todavía lejana inmunidad de rebaño, pero especialmente, en el desarrollo de la nueva vacuna. En esta carrera están cerca de 80 compañías e instituciones académicas, entre las que están la estadounidense Moderna therapeutics Inc. y la británica AstraZeneca, pero también la competitiva china CanSino Biologicals y otras como Inovio Pharmaceuticals o Pfizer, todas tratando de alcanzar el mismo objetivo a través de diferentes aproximaciones y a una velocidad sin precedentes; y no es para menos, además de las profundas implicaciones en términos de salud pública hay muchos intereses comerciales y políticos en juego, del curso de los acontecimientos dependerá el establecimiento del próximo orden mundial.

La comunidad científica ha pasado de la identificación del Sars-CoV-2 y secuenciar su genoma a tener en este momento en fase de exploración en el laboratorio más de 165 vacunas candidatas y de manera  histórica a tener dos vacunas próximas a completar las fases de ensayos clínicos en humanos en un lapso de 8 meses. El desarrollo de este tipo de compuestos biológicos está sujeto a completar de manera satisfactoria tres fases de ensayos clínicos rigurosos en humanos, el avance entre cada fase es fuertemente dependiente de los resultados previos, lo que hace aún más patente lo alcanzado. Actualmente hay 27 vacunas candidatas con resultados exploratorios confiables que entraron a fase de ensayos clínicos, de estas se esperan que al menos 6 logren alcanzar los criterios necesarios para completar la fase III.
En este acelerado contexto, la vacuna nombrada como mRNA-1273 candidata de Moderna  en alianza con el National Institute of Health de los E.U avanzo esta semana a la fase final. Este avance fue acreditado después de la publicación de los resultados alcanzados en la fase II en la revista The New England Journal of Medicine el pasado 14 de julio. En esta publicación se mostró que los sujetos vacunados produjeron no solo anticuerpos de manera aleatoria, sino que fueron capaces de montar una respuesta inmune específica ante la infección por el virus. Se espera que los resultados de la fase III revelen la eficacia y seguridad del medicamento en un grupo poblacional de no menos de 30.000 individuos, población suficiente para obtener conclusiones estadísticamente confiables. Las observaciones derivadas de esta fase permitirán determinar si la vacuna puede prevenir las manifestaciones severas de la enfermedad, la muerte y además, si una sola dosis es suficiente para prevenir el COVID-19 sintomático. Si los resultados son satisfactorios, Moderna podría ser la primera compañía farmacéutica en licenciar una vacuna compuesta por una molécula de RNA mensajero para uso en humanos, esto marcaría el inicio de una era en la concepción y desarrollo de medicamentos con actividad inmunogénica basados en moléculas de ácidos nucleicos. 
Estos hechos se producen en medio de una tormenta de criticas al gobierno estadounidense, los pronunciamientos más osados denuncian que la toma de decisiones sobre el estado y adelanto de los diferentes estudios se están dando a puerta cerrada, además enfatizan en que las acreditaciones a los avances ´fast track´ de Moderna están siendo palpablemente favorecidos gracias al “ambiente” altamente politizado y que a futuro habrá que monitorear la supuesta eficacia de la vacuna.

Esta eficacia esta modulada por el mecanismo utilizado por la vacuna para desencadenar la respuesta inmune, el mecanismo de la vacuna mRNA-1273 es completamente diferente de las aproximaciones anteriores en las que generalmente se utilizaban virus inactivos o partes de estos para estimular la respuesta inmune, en este caso una molécula de ácido nucleico específicamente un RNA mensajero propio del virus es el componente principal de la vacuna, en teoría esta molécula alcanzaría los ribosomas de las células, organelos en los que se produce la síntesis de proteínas, la información contenida en esta molécula sería utilizada para producir una de las proteínas de la cubierta del virus, el inmunógeno S-2P que es el componente que le permite al virus entrar a nuevas células para infectarlas, y es la que desencadena la respuesta inmune. Por su parte la vacuna candidata de Oxford-AstraZeneca, utiliza un vector viral conocido: un adenovirus atenuado de chimpancés, este vector actúa como “un caballo de troya” que ingresa la misma proteína S-2P para finalmente generar la respuesta inmune, ninguno de estos dos tipos de vacunas ha sido producida a gran escala.

Es necesario considerar que la futura disponibilidad de la vacuna, solo marca el inicio del fin de la pandemia, de que tan largo sea este proceso depende de la eficacia que muestre a escala global, de cuantas vacunas candidatas logren completar satisfactoriamente los ensayos clínicos y sean producidas a la escala necesaria, además de su alcance, retrasos en la distribución y de que las personas estén dispuestas a ser vacunadas. Con la vacuna el virus no se ira, esta solo ayudara a mitigar los casos graves de la enfermedad, el Sars-CoV-2 ampliamente establecido permanecerá, pero eventualmente la pandemia terminará.